Viernes, 10 Marzo 2017    PDF Imprimir E-mail
Escondida: huelga cumple hoy un mes y sigue sin atisbo de acuerdo
MA2EL MERCURIO DE ANTOFAGASTA.- Sin avances ni contactos. Con declaraciones y acciones judiciales cruzadas entre las partes y el fantasma de un conflicto abierto por los reemplazos. Así encontró el día 30 de huelga al proceso de negociación colectiva entre Minera Escondida y su Sindicato N°1 de Trabajadores.

Este primer mes marca también un hito estratégico para las partes en conflicto. La opción legal que abre la legislación a partir de hoy para el inicio de los "descuelgues" pondrá a prueba la unidad del sindicato.

Y aunque desde la propia minera reconocen que ésa es una alternativa sobre la cual no hay muchas expectativas -considerando el comportamiento histórico de los socios del sindicato-, su evolución comenzará a ser analizada.

De una evaluación similar serán objeto las posibilidades de retomar parcialmente la producción con trabajadores contratistas y la reactivación de la construcción de sus proyectos estratégicos: Escondida Water Supply (segunda planta desaladora) y la expansión de la planta concentradora Los Colorados.

"El tema de los reemplazos es algo que iremos analizando día a día. A partir del día 30 hay condiciones que cambian y que tienen que ver con la figura de los descuelgues", reconoció Patricio Vilaplana, vicepresidente de Asuntos Corporativos de Escondida.

Respecto de retomar la producción, el ejecutivo también fue cauto. "Vamos a evaluar la figura de los contratistas, tenemos muchos colaboradores que perfectamente podrían realizar algunas tareas. No estamos pensando necesariamente en una producción total de la mina, pero quizás una partida parcial que informaremos cuando corresponda", dijo.

Sólo en estos 30 días de paralización, Minera Escondida dejó de producir una 88 mil toneladas de cobre, merma que -a esta altura del año fiscal- le hará imposible cumplir su meta de producción anual de 1 millón 70 mil toneladas.

Asimismo, adelantó que en principio el foco estaría en retomar las obras de construcción de sus proyectos estratégicos (segunda desaladora y Los Colorados) entre los cuales suma una inversión de US$3.700 millones.

Conflicto

Pero la posibilidad de reemplazos y del ingreso de los trabajadores contratistas -ya sea para retomar producción o para continuar con los proyectos-, pasará sí o sí por la voluntad del sindicato, que hoy mantiene bloqueados los accesos a faena y Puerto Coloso.

"Cuando la compañía pidió la dotación mínima a la autoridad aseguró que era para proteger los equipos, ya que no producirían durante el tiempo que dure la huelga. Nos parecería muy raro y poco serio que hoy cambien de opinión, cuando ya hay un dictamen a favor", explicó el vocero del Sindicato N°1, Carlos Allendes.

El dirigente hizo hincapié en la alta complejidad de los equipos que se pretende echar a andar.

"Son sistemas muy sofisticados y no es llegar y operarlos. Cuando en 2015 cancelaron gente, metieron a una empresa contratista a cubrir los servicios que hacían nuestros trabajadores y lamentablemente tuvimos una fatalidad de un joven de 18 años sin experiencia. Entonces, también nos preocupa que pueda ocurrir un accidente grave", advirtió.

Allendes, sin embargo, declinó referirse a si el sindicato se opondrá al ingreso de reemplazos. "No podría dar respuesta a eso, porque aún no lo han hecho. En el momento que lo hagan, tendremos que evaluarlo", dijo.

Oferta

El proyecto de contrato colectivo entregado por el sindicato consideraba -entre muchos otros aspectos- un reajuste de 7% en el sueldo base, mejoras en los bonos variables y un bono de término de negociación de $25 millones.

La empresa, en tanto, respondió con una oferta de 0% de reajuste y $8 millones por bono.

Además -y este es uno de los aspectos que mantiene estancada la negociación-, busca reformular algunos aspectos del contrato que quitarían beneficios a los trabajadores.

Esas estipulaciones -según el sindicato- significan no respetar el "piso de la negociación".

"No podemos entender el piso de negociación como una copia literal del contrato anterior, porque las condiciones han cambiado en cuatro años y eso es algo que ocurre en todas las empresas de Chile y el mundo", sostiene Vilaplana.

Aún así, el ejecutivo aseguró que durante estos días han estado trabajando para mejorar algunas aspectos del convenio y presentar una oferta cuando se decidan a retomar la negociación.

Los otros dos puntos que mantienen detenidas las conversaciones son la interpretación de los horarios de descanso y colación, y las condiciones contractuales con que entrarán los trabajadores que a futuro ingresen a la compañía.

Respecto de la posibilidad de volver a sentarse a la mesa negociadora, Allendes fue tajante: "La empresa impuso condicionantes, la traba para que la negociación no pudiera continuar la pusieron ellos. Cuando retiren esos tres puntos no sentaremos otra vez", cerró Allendes.

 
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner