Lunes, 13 Marzo 2017    PDF Imprimir E-mail
Repunte minero y caída en la construcción serán los polos de un 2017 que los empresarios prevén débil
df1303.2DIARIO FINANCIERO .-Las primeras cifras de 2017 evidenciaron una partida de año no muy favorable: la producción industrial cayó 1,1% en enero arrastrada por una baja de 1,9% en la minería y de 0,9% en la industria, mientras que la actividad del comercio moderó su crecimiento (a 1,9%), la superficie autorizada para edificación cayó levemente (-0,2%) y las exportaciones agrícolas descendieron tanto en enero como en febrero.

Todo un cuadro coherente con la visión moderada que tienen los gremios empresariales para el desempeño de sus sectores este año, aunque la buena noticia es que se anticipa una recuperación para los rubros que cayeron en 2016.

Repunte pero no dinamismo

La minería es uno de los sectores más entusiastas, ya que espera revertir la caída de 2,8% anotada el año pasado y alcanzar un crecimiento de 3% en la producción, como indica el gerente de Estudios de la Sonami, Álvaro Merino, quien acota que la cifra está supeditada a la duración de la huelga en Escondida. "De extenderse por un tiempo prolongado, dicho incremento será sustancialmente inferior", aclara.

Para los precios del cobre, principal producto minero de exportación chilena, la visión de Merino es mucho más optimista que los US$ 2,2 con que cerró la libra del metal el año pasado y espera un precio promedio entre US$ 2,5 y US$ 2,6, aunque también advierte que la proyección tiene riesgos y "hay que tener una dosis de cautela".

La industria también espera una recuperación, pero algo más moderada, pasando de una caída de 2% a un crecimiento que no superará el 1%. El timonel de la Sofofa, Hermann von Mühlenbrock, ve impulsos por el lado del sector exportador y en menor medida por la reconstrucción de las casas afectadas por los incendios, pero señala que no se puede aspirar a una cifra más elevada, ya que "la inversión no da señales de una recuperación significativa".

En la construcción, las perspectivas no soy muy auspiciosas, principalmente porque el dinamismo observado en 2016 a raíz de los cambios tributarios quedó atrás, lo que unido a un motor de infraestructura "apagado", llevará al sector a repetir una caída en torno a 1%, como dice el gerente de Estudios de la Cámara Chilena de la Construcción (CChC), Javier Hurtado.

En tanto, el gerente de Estudios de la Cámara de Comercio de Santiago (CCS), George Lever, espera una desaceleración en las ventas minoristas, que subirían 2,2% versus el 2,6% del año pasado. ¿La razón? El ajuste en los bienes no durables -que presentan más del 80% de las compras de los hogares-, "coherente con un patrón de gasto restringido", como dice Lever, mientras que el consumo de bienes durables pasaría de un incremento de 9% a uno entre 6% ó 7%.

En la agricultura anticipan un crecimiento similar a 2016 (entre 2,5% y 2,9%), como señala el jefe de estudios de la Sociedad Nacional de Agricultura (SNA), Francisco Gana, gracias al impulso de la horticultura (3%), la actividad forestal (2,6%) y la fruticultura (2,2%).

PIB 2017: ¿Lejos del 2%?

Respecto al crecimiento del país este año, los pronósticos de los gremios van entre 1,5% a 2%, pero los riesgos son más bien a la baja, debido al ambiente internacional más proteccionista que podría afectar al comercio, la implementación de la reforma laboral y el año electoral.

Merino destaca que con esta cifra la economía completaría cuatro años de pobre desempeño, algo inédito en los últimos 30 años, mientras que Hurtado recalca que aunque el PIB sea algo mayor que en 2016, será difícil volver a crecer a tasas de 4% ó 5%.

Reforma laboral y elecciones, los mayores riesgos

El mundo privado sigue apuntando a las reformas impulsadas por el gobierno como una fuente de riesgos para la actividad de los distintos sectores. Si en los años previos fueron los cambios tributarios, en 2017 serán los introducidos en la ley laboral y, en menor medida, la incertidumbre proveniente por la reforma al Código de Aguas y eventual reformulación a la Carta Magna.

Para el presidente de la Sofofa, Hermann von Mühlenbrock, la plena implementación de las refomas tributaria y laboral serán un desafío para la industria. "La aplicación de estas reformas explican una de las principales razones de desconfianza e incertidumbre que existen hoy en el sector empresarial", sostiene.

"La laboral es un gran desafío, que impactará la gestión del recurso humano en un sector que es intensivo en mano de obra", aseguró el gerente del Estudios de la CCS, George Lever.

En la agricultura estarán atentos a lo que pase con el Código de Aguas y los cambios constitucionales, pero también preocupa los efectos de las próximas elecciones presidenciales, especialmente en la inversión. "Este será un año electoral, donde todavía no se anticipan resultados claros", indica Francisco Gana, del departamento de Estudios de la SNA.

Von Mühlenbrock, también se muestra inquieto por el agitado ambiente político que se avecina, ya que en su opinión, el estancamiento que muestra la economía requiere de reformas profundas para recuperar la inversión y la producción industrial, lo que se dificultaría este año.

"Como se trata de un año de elecciones será difícil que eso ocurra, pero hay que mirar este ambiente como el espacio apropiado para plantear y discutir esas reformas", plantea el presidente de la Sofofa.

Ojo con el empleo

La situación del mercado laboral también está en la mira de los gremios. En la agricultura, si bien esperan que el empleo se mantenga estable en relación a la temporada anterior, Gana remarca que no deja de llamar la atención el aumento de los ocupados por cuenta propia, "lo que indica un deterioro del empleo".

Con un nuevo año de retrocesos en la actividad del sector, uno de los desafíos que tendrá este año la construcción serán los ajustes y, en ese escenario, el gerente de Estudios de la CChC, Javier Hurtado, apunta al empleo que ocurren "rápido y con dolor".

De este modo, prevé que la tasa de desempleo del sector terminará este año cerca del 11% frente al 9% que anotó al cierre de 2016.

El comercio es uno de los sectores que está más preocupado por el futuro del empleo, ya que será menos dinámico en el sector, con un aumento entre 1% y 1,5%

frente al 3,8% de 2016. Para Lever la coyuntura del mercado del trabajo es compleja pese a la estabilidad que muestra la tasa de desocupación, debido al aumento en la participación del empleo por cuenta propia y a la disminución gradual de las horas trabajadas, que afecta negativamente el ingreso de los hogares y, por ende, al consumo.

inversión seguirá en deuda

Una de las principales razones por las que no se vislumbra un desempeño más favorable de la actividad, tanto a nivel sectorial como del país, es la falta de señales que anticipen un mayor dinamismo en la inversión.

De hecho, pese a las perspectivas más positivas para la minería, Merino expresa que uno de los principales desafíos del sector será volver a "encantar" a los inversionistas tanto locales como extranjeros. "Ello requiere impulsar cambios en nuestra legislación que permitan hacer posible la realización de proyectos cada vez más competitivos", afirma.

Gana no ve elementos que indiquen un repunte en la inversión agrícola, por lo que cree que la variable continuará deprimida, a raíz de la incertidumbre proveniente de la reforma al Código de Aguas y constitucional, "que pueden causar un grave daño".

Como las expectativas de los empresarios continúan en una zona pesimista, Von Mühlenbrock ve improbable una recuperación de la inversión este año y cree que en la industria tendrá una nula variación.

En el comercio las perspectivas se ven algo más favorables en esta materia, ya que como indica Lever ahora se espera un aumento en torno a 2%, mientras que a fines del año pasado los pronósticos eran negativos.

En la CChC, las estimaciones apuntan a una caída entre 1% y 1,5% para la inversión del país, desempeño similar al que tendría la construcción.

 
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner